La clásica de Envinados…

In Sin categoría by Rosa María Pascual Viciana2 Comments

Ayer, huimos del huracán en Almería y nos zambullimos en la Alpujarra, haciendo ya un clásico de esta Ruta…

Visitamos la bodega ecológica Cortijo El Cura y disfrutamos de un desayuno ecológico con aceite, almendras, mermeladas de melocotón y albaricoque, pan casero y por supuesto vino de la bodega. Todos estos productos los encontramos en la misma finca…es un lujo poder saborear la Naturaleza hasta ese extremo.

Tocaba un día en contacto con el viñedo, donde poder mostrar la floración y cuajado de los racimos…distinguir variedades según la forma de sus hojas…y por supuesto pasear tranquilamente entre las calles de viñas. Nos acercamos al producto, a lo más importante en todo este tinglado.

Ya en la bodega Dominio Buenavista, primero visitamos el paraje de La Erilla, y más tarde La Balsa. Allí nos refrescamos con el espumoso rosado Veleta, unas tapas y maravillosas vistas del pueblo de Ugíjar y las vides. Nos unimos a un grupo de Holandeses que también venían a visitar la bodega, así que entre copas de vinos, tapas e idiomas pasamos la mañana.

Adentrándose la hora de almorzar, bajamos a la bodega, donde Rosa Pascual nos explicó cómo funciona, formas de vinificación y diferentes vinos que pueden degustar. Fue un tour muy bonito de hacer entre holandeses y almerienses, destacamos que aunque había un idioma haciendo barrera, en ningún momento se notó y se acogieron los dos grupos como si no existiera ese muro.

A la hora de comer, degustamos el arroz típico de Ugíjar, con unos entrantes de morcilla, chistorra, papas bravas medio-picantes y tomate con pimientos. Nos cocinó nuestra chef Mercedes y sus pinches Montse y Elisa. Y como no, los mejores vinos para acompañar esta exquisita comida. Comenzamos con un blanco Vijiriega, y fuimos subiendo de nivel, Cabernet Sauvignon Roble, Noladós y la estrella de la bodega “Tempranillo Privilegio“.

Para terminar, nos tomamos dulces típicos de Ugíjar maridados con Don Miguel, vino dulce de vendimia tardía, y Sweet Melodies, vino blanco dulce natural de baja graduación. Y poco a poco, nos fuimos levantando de la mesa, unos bebían las últimas copas de vino dulce en el paseo de la bodega mientras contemplaban el paisaje, otros hacían corrillo debatiendo sobre quién ganaría esa noche (Real Madrid o Atlético de Madrid), y otros paseaban por el cortijo reconociendo variedades de flores y árboles entre el gran jardín que rodea la bodega.

Ha sido una ruta enológica preciosa, y por supuesto que repetiremos.

Muchas gracias por dejarnos compartir con vosotros estos momentos.

¡Nuestra tierra es única!

 

Comments

  1. I am sure this piece of writing has touched all the internet
    viewers, its really really pleasant post on building up new blog.

Leave a Comment