rambla-huarea

Una vendimia de libro.

In Sin categoría by Rosa María Pascual Viciana2 Comments

La campaña 2016/17 comenzó en Ugíjar, en la bodega Dominio Buenavista el 27 de Julio recogiendo la uva para nuestro espumoso blanco. Muchos nos tratan de locos cuando vendimiamos en estas fechas, pero quién si no un loco puede hacer en una vendimia 14 tipos diferentes de vino. Esta bodega te atrapa, hace que desees mejorar cada año, y así lo hacemos, mejoramos en calidad y se traduce en mayor demanda. No hay más.

Seguimos recogiendo uva en Buenavista, y justo al mes, el 27 de Agosto comenzamos vendimia en bodega Rambla Huarea, una preciosa vendimia en la bodega más pequeña del mundo. Muy familiar y destinada al consumo local con una imagen muy bien trabajada. Da vértigo ver cómo crecen estas bodegas a pasos agigantados. ¿El secreto? Un buen producto.

A la semana siguiente vendimiamos en una de las bodegas que será pionera en la zona de Almería dentro de pocos años, se trata de bodegas Palomillo, con una construcción nueva, y una manera distinta de ver el viñedo. Mucho mimo en el campo se traduce en un producto excepcional, que casi no hay que tocar en depósito. Incluso con el año tan seco que hemos tenido, consiguen sacar fuerza de donde no hay para darnos el mejor fruto posible.

Dos meses estudiando las mejores fechas para recoger la uva, pateando el campo y muestreando por variedades y parcelas. Muchas analíticas de grados, acidez y pH después, encontrábamos el día óptimo de vendimia. Bajando un pelín el grado alcohólico para no sobrepasarnos y obteniendo así una acidez impropia de un Tempranillo en el Sur de España. Haremos un buen roble.

Encontramos cómo la doble vendimia tiene sus frutos, probamos elaboraciones nuevas e incluso forzamos malolácticas, pues cambiar la fecha de vendimia sienta bien no a todas las variedades. Buscamos la diferencia en elaboración, quizás más sencilla y no tan prometedora, pero con un resultado idéntico en unas ocasiones y contrariado en otras. En los dos casos, el que buscábamos.

Esta vendimia, lenta y espesa, nos ha dejado derrotados. Se nota en las caras de los trabajadores y en la talla de los pantalones…una vendimia difícil de repetir, donde la uva más sana no podría entrar, incluso con el año de sequía tan intenso que hemos tenido. Hemos mejorado en calidad, aunque no tanto en cantidad, el no llover se traslada al ambiente y éste a la vid. Y como no, al vino. Poco rendimiento, este año 1 kilo de uva no es igual a una botella de vino.

En resumidas cuentas, una vendimia de libro, con fermentaciones lentas, calidad muy apta para vinos superiores, equipos de trabajo muy bien coordinados y elaboraciones sencillas. Algunas no tanto, pero es lo que tiene probar, algunas veces sale el invento. En este caso, dejaremos que lo descubráis por vosotros mismos…

Rosa Pascual – “Hago vinos en mi Tierra

Comments

  1. CELIA

    No me cabe duda que será un vino buenísimo, pues tu profesionalidad y saber hacer es lo que marca la diferencia. Prometo descubrir esa vendimia y que tu me enseñes a apreciarla. Envinados, empresa jóven con talento maduro…

Leave a Comment